Blog post

Viajando en Mérida, Yucatán

Hace unas semanas me fui con Jack a festejar mi cumpleaños 32 en Mérida. ¿Por qué Mérida? Porque ninguno de los dos conocíamos, y nos dijeron que era buena época para hacerlo ahora que queríamos aprovechar para irnos solos por primera vez sin Stella. Además de que estaba en nuestro bucket list porque nos encanta viajar y conocer culturas comiendo, así que Mérida se nos hizo una opción natural. Nos sorprendió lo cálida que es la gente, lo vibrante que es la ciudad y lo limpio que esta la cuidad. Incluso durante el festival de luz FILUX, la calle peatonal estaba impecable.

Si además eres mamá lactando, aquí dejo este manual para pumpear cuando viajas sin tu bebé.

Encuentren abajo recomendaciones de en donde quedarse, a donde ir, en donde comer y más… y todas las fotos van en orden al final 😉


En dónde quedarse

Hoteles hay muchos y los hay de todos los presupuestos. Al hotel que habíamos encontrado originalmente se le había olvidado decirnos que no iban a estar listos para nuestro viaje, así que medio de último minuto reservamos un Airbnb. Pues resultó que nuestro Airbnb, Casa Jirafa, fue la opción más cool: súper ubicado (calle 55 x 62), con su propia alberquita y el anfitrión súper ameno. (Por cierto, Mike el host nos ofreció un descuento a nuestros amigos, así que si quieres sus datos avísame y te los paso). Calificación 5 estrellas de 5.


A donde ir

Actividades sobran en la península yucateca y claramente lo que nos faltó fue el tiempo. En este post solo voy a mencionar las cosas que si pudimos hacer y al final un par de actividades más que nos faltaron:

* Ciudad de Mérida: la cuidad de Mérida es la capital y ciudad más poblada de Yucatán. Sus highlights son:

  • Paseo de Montejo: es la avenida principal, llena de mansiones antiguas, restaurantes y cafés. Ve de día pero camina por la sombra, y de noche se pone padrísimo también.
  • Plaza Grande: la plaza central en el centro de Mérida. Ahí mismo está la catedral, la Casa de Montejo, el Palacio de Gobierno, Museo Fernando García Ponce y más. De noche está lleno de vida.
  • Casa de Montejo, Casa de Cultura Banamex: la casa del mismo conquistador está en la Plaza Grande con varios cuartos y objetos conservados.
  • Mérida de Noche: durante las noches del viernes y sábado la calle 60 desde la Plaza Grande y hacia el norte se convierte en peatonal y está llena de vida. Ahí encuentras carritos de marquesitas y mucho más.
  • Coqui Coqui: un micro hotel con una sola suite de la misma perfumería. Puedes oler todos sus perfumes y demás productos, y además bookear un masaje (se ven espectaculares). Calle 55 x 62
  • Fundación de Artistas: al ladito del Coqui Coqui, este espacio es una residencia y espacio de exhibición de distintos artistas, ubicado en una casona antigua. Nos tocó ver una exposición de Ulrike Arnold que pinta con tierra y demás materiales de la península, y algunas piezas de Aldo Chaparro.

* Ruinas: todo el mundo habla de Chichen Itzá y no dudo que sean impresionantes, pero desde Mérida nos quedaba bastante lejos ir y venir en un mismo día. Decidimos entonces ir a Uxmal, una de las antiguas ciudades mayas más importantes. Las ruinas son imponentes, y fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Lleva bloqueador, tenis y sombrero.

* Haciendas: entre Uxmal y los cenotes, nos paramos en Hacienda Temozón, una hacienda que pertenece al Luxury Collection de Starwood. Es una construcción del siglo XVI convertida en un hotel de 5 estrellas, y el restaurante está delicioso (ver más abajo en la sección de en donde comer).  Vale mucho la pena ir a conocer al menos una hacienda, y hacerlo después de las ruinas se sintió como encontrarte con un oasis. Otra hacienda que nos recomendaron mucho pero a la que no pudimos ir es Hacienda Xcanatún. Insider tip: llama a preguntar antes para que te dejen pasar.

También paramos en la Hacienda Yaxcopoil, una hacienda del siglo XVII abandonada.

* Cenotes: en la península de Yucatán se contabilizan más de 6,000 cenotes así que existen cenotes para todos los gustos. Los típicos son los de Cuzamá y aunque están preciosos, también están llenos de gente. Como nos daba flojera despertarnos demasiado temprano para ganarle al gentío, decidimos irnos a la aventura y explorar cenotes más chicos y por lo mismo, más rústicos. Sobre la carretera Uxmal-Mérida nos desviamos en un camino no señalado que se volvió de terracería y así nos fuimos hasta toparnos con estos cenotes.

  • Al primero al que fuimos fue Dzonbacal. Este cenote es bastante chico pero para nuestra buena suerte, éramos los únicos en el lugar (aunque acepto que al principio me estaba dando un poco de miedo estar tan solos a la mitad de la nada porque #citygirl).
  • De ahí nos fuimos a Xbatún que está a menos de un kilómetro. Este cenote es mucho más grande pero no tiene cueva. Aquí si nos toco una familia de como 20 personas así que no nos quedamos tanto tiempo.
  • Seguimos manejando por el mismo camino por el que entramos y vimos la señalización de este tercer cenote Yax-Ha. Nos desviamos y pasamos una barda de delimitación de un ejido (literal nos recibió un viejito ejidatario) y nos fuimos unos 20 minutos manejando sobre terracería del ejido. Tanto así que 3 minutos antes de llegar dijimos que si no llegábamos pronto ya nos regresábamos por miedo que se hiciera de noche. Al fin llegamos y nos topamos literal con una cueva con un mini acceso. Un grupo de 4 personas ya se iban y nos dijeron que mide más de 35 metros de profundidad pero que la única luz que entra es por el techo de la cueva que tenía un hoyo de como 60 cms de diámetro. Además no hay manera de meterte salvo que saltando y luego escalando para salirte. Este cenote solo te lo recomiendo si eres de lo más aventurero.

* Progreso y playas: la verdad es que Progreso está horrible, pero es la playa más cercana a Mérida (como a 30 minutos de camino lo cual si vienes de la CDMX es a la vuelta de la esquina). Si decides ir, mejor ve entre semana para que tengas más chance de que no parezca balneario como nos tocó en domingo. El restaurante Crabster está muy rico (ver abajo). Yo te recomiendo que mejor manejes al este hacía San Bruno y te encuentres un pedazo de playa medio virgen para echarte ahí (porque literal no encontramos ni un hotel ni un restaurante, solo casas). Dicen que Sisal hacía el oeste está muy lindo también.

Nosotros llegamos a Progreso y no nos latió quedarnos mucho, así que empezamos a manejar hacía San Bruno porque un chofer de Uber nos había recomendado por allá. La carretera es chica y va pasando a la orilla de una laguna que en Google Maps no es muy claro el nombre y de repente la encuentras como laguna rosada. Mientras manejamos de repente el mapa señaló que habrían flamingos entonces nos metimos a la terracería (rentamos una camioneta Jeep) y los vimos de lejos. Nos volvimos a meter a la carretera para rodear la laguna hasta que llegamos al puente conocido como Dzemul-Xtampú, y ahí fue donde vimos las lagunas rosas. Esto se los cuento porque yo pensaba que solo podría ver agua rosa en Río Lagartos y flamingos en Celestún, y ya estaba súper decepcionada de no poder ir en este viaje (porque están lejos de Mérida).

* Otras cosas que hacer: moríamos de ganas pero ya no nos dio tiempo de ir a Celestún, Río Lagartos, Chichen Itzá, Dzibilchaltún ni a los cenotes de Cuzamá.


En dónde comer

Somos creyentes que la mejor manera de conocer una nueva cultura, es por su comida. Así que sin más preámbulo, la reseña:

  • Apenas aterrizamos y nos fuimos a comer a la Chaya Maya. Ya sé que es un clásico y muchos me van a linchar pero la verdad es que me decepcioné un poco. Si estuvo rico, pero pensé que iba a estar mind blowing y pues no. El queso relleno definitivamente no lo pidan por más que se los recomiende quien sea. Creo que viniendo de la CDMX estamos muy mal acostumbrados con comida en otro nivel. En fin, mi calificación es de 3.5 estrellas de 5 porque siendo un clásico, les va a dar FOMO si no van. Insider tip: ve a la Chaya Maya “nueva” en la calle 55 x 62 y 60 porque hay otro cerca en la calle 62 x 57 pero es más vieja. 
  • En la noche fuimos a Néctar, un restaurante del chef Roberto Solís. Me lo recomendaron un par de amigos, y pues que razón tenían. Antes de ir a cualquier restaurante a mi me gusta investigar sobre lo que me espera la noche. En muchísimos reviews había leído que las cebollas negras eran imperdibles, y obviamente me imaginaba las cebollas tatemadas con maggi tipo del Farolito. Llegando al restaurante el mesero nos recomendó pedirlas y le hicimos caso pero en realidad menospreciando el platillo… y ¡SORPRESA! Nos trajeron unas cebollas cubiertas de tempura de recado negro (tipo axiote, pero negro) y rellenas de mayonesa de xcatik.  No puedo explicarlo bien y la foto no le hace justicia, pero un sabor y consistencia explosiva. Chapeau, Néctar, chapeau. Además de eso, todo lo que pedimos estuvo en otro nivel: reinterpretaciones de ensalada Cesar, cordero, kibis, pan de elote y marquesitas. Mi calificación es de 5 de 5. 
  • Pola es un lugarcito dividido en dos: de un lado tienen jugos frescos y smoothies (súper útil para empezar bien el día después de tanta tragadera), y del otro lado tienen un gelato shop que no pueden entender. El sabor estrella es de frijol con puerco, y antes de que pongan la misma cara que yo piensen en un gelato de red bean dulce con tocino caramelizado… ¿Ah verdad? Los sorbetes de aguacate, maple y demás sabores no se quedan atrás y son muy agradecidos con el calor que hace.  Calificación 5 de 5.
  • Sorbetería Colón es la heladería famosa de Mérida porque tiene más de 110 años. El helado de mamey está muy rico, pero creo que estoy demasiado consentida con Nevería Roxy enfrente de mi casa y pues digamos que estuvo igual de rico y ya. Hay dos sucursales, en la mera Plaza Grande y otra sobre Paseo Montejo. Calificación 4 de 5. 
  • Si van a ir a Uxmal les recomiendo parar de ida o de vuelta en alguna hacienda a comer. Sé que hay muchas recomendadas pero nosotros paramos en Hacienda Temozón que pertenece al Luxury Collection de Starwood (ver arriba en cosas que hacer). Es una construcción del siglo XVI convertida en un hotel de 5 estrellas, y el restaurante está delicioso. Comimos los mejores panuchos de todo el viaje, un gazpacho espectacular, y por supuesto agua de chaya. Calificación 5 de 5. Insider tip: llama antes de ir para que te garanticen el acceso, porque si te tienes que desviar.
  • No todo es color rosa en Mérida. Nos recomendaron muchísimo cenar en cualquiera de los restaurantes en la plaza Santa Lucía, y la Recova parecía tener buen ambiente así que nos animamos. Es una mezcla medio argentina y cenamos OK, así tal cual. Si pueden ahorrárselo, hay mil mejores opciones. Calificación 2 de 5. 
  • El tercer día nos animamos a irnos a Progreso. Además de un mini road trip por la costa y río, terminamos comiendo en mero Progreso en Crabster, y que les puedo decir… Es-pec-ta-cu-lar.  Comimos como si no hubiera mañana, y todo estuvo delicioso. En particular, no se pierdan las manitas de cangrejo al mojo de ajo.  Está en el Malecón de Progreso entre 74 y 76. Calificación 5 de 5 Insider tip: si andan por ahí, no se pierdan los puestitos de coco fresco.
  • Ese día en la noche fuimos a cenar a Rosas & Xocolate. La verdad es que yo pensé que sería más un hot spot por lo cool que por lo rico, pero otra buena sorpresa que nos llevamos. Todo lo que comimos estuvo delicioso, y además una atención y preparación de primera del personal. No se pierdan el short rib. Calificación 5 estrellas de 5.
  • Paseando por la calle nos topamos con Mercado 60, una especia local de mercado culinario onda Mercado Roma pero en chico, en tipo stands/food trucks y al aire libre. Las dos noches que pasamos por ahí había un ambientazo con música en vivo así que entramos por una cerveza. Lastima que veníamos de cenar porque varios locales se veían deliciosos. Calificación: NA porque no comimos ahí.
  • Nuestro último día nos decidimos encontrar el mejor taco de cochinita pibil de la ciudad, por lo que se nos hizo lógico empezar en el Mercado Lucas de Gálvez. Nos paramos en el stand de tacos que más nos recomendaron y pues equis. Calificación: 1 de 5.  Nos fuimos entonces a comer a Manjar Blanco, muy recomendado y además nos latía mucho por ser mucho menos famoso y todo el show (aunque si leí que Rick Bayless fue hosteado ahí). En fin, te reciben con un tipo dip de pepita espectacular, al grado que pedimos que please nos manden otro. Los panuchos estaban buenísimos al igual que la cochinita pibil. Es un lugarcito, no se esperen nada grandioso, pero vale la pena. Esta en la calle 47 x 58 y 60. Calificación de 4.5 estrellas de 5. 
  • En nuestra última noche nos fuimos a Apoala, un lugar en la plaza Santa Lucía bastante rico pero más de cocina oaxaqueña. Los tacos de cangrejo suave estaban deliciosos, al igual que la pasta del día y la tlayuda. El gerente súper atento y excelente host. Hasta nos mando mezcal y un pastel cortesía de la casa por mi cumpleaños, y se ofreció a darnos el tour del lugar (incluyendo del speakeasy bar que tienen ahí pero que estaba cerrado). Calificación de 4.5 estrellas de 5.
  • Por último, no se pierdan los múltiples carritos de marquesitas: una tipo crepa rellena de queso edam holandes rallado con cajeta o nutella o la lechera o así. Calificación de 5 de 5 en la que yo me comí, pero depende del carrito que escojan.

Si algo falta siempre es tiempo, pero siempre hay que dejar algo para la próxima. Aquí algunas recomendaciones que nos hicieron a las que ya no pudimos llegar pero que se veían deliciosas:  Ku’uk (cocina yucateca molecular), La Pigua (mariscos), El Cangrejito (mariscos), Pilgreen (comida healthy), Hacienda Xcanatún (comida yucateca), Oliva Enoteca (italiano), La Tratto (italiano), Smoking Club 1 (tortas de lechón), Avocado (comida healthy).

Nota especial: en todos los lugares de noche les recomiendo reservar. A los de lunchear es muy fácil llegar y encontrar mesa.

En donde tomar

Cuando tienes hijos tu vida cambia, y aún cuando viajas sin ellos tu vida sigue al revés. De ser esa pareja que salía diario después de cenar nos convertimos un poco en esa pareja que quiere aprovechar para dormir jaja. Pero igual no dejamos de pasar la oportunidad para divertirnos y relajarnos.

  • Después de haber cenado en Rosas & Xocolate nos quedamos con las ganas de disfrutar el hotel de día, así que al día siguiente fuimos por unas mimosas de mediodía. Insider tip: preguntamos y nos dejaron sentarnos en el área de la alberca, pero si no te dejan, la terraza del restaurante está muy linda y el personal de verdad es muy amable. Calificación 4.5 de 5.
  • En el Mercado 60 tienen un stand de cervezas increíble; aprovecha para probar las cervezas artesanales de Mérida como la Ceiba.
  • La Negrita está en la calle 62 x 49 desde hace 100 años, y está demasiado cool. Tiene distintos espacios con muchísimo ambiente y en general es súper relajado. Con cualquier bebida te traen platitos de botana típica y tienen mesas, periqueras, salitas, una barra y mucho más. Insider tip: no dejes de probar la sangría, que además te la traen en un mason jar de un litro. Calificación 5 de 5.Checa aquí abajo todas las fotos del viaje y sin duda se ve que nos encantó Mérida, y ya no puedo por regresar. ¿Que otros lugares recomiendas en Mérida?

xo, MR.

PD: ¿Quién me puede mandar recado negro a la CDMX #prettyplease? En seguridad me confiscaron el que compré en el mercado XD

 

Casa Jirafa, Mérida

Casa Jirafa, Mérida

Casa Jirafa, Mérida

Casa Jirafa, Mérida

Casa Jirafa, Mérida

Casa Jirafa, Mérida

Paseo Montejo, Mérida

Paseo Montejo, Mérida

Plaza Grande, Mérida

Plaza Grande, Mérida

Casa de Montejo, Mérida

Casa de Montejo, Mérida

Fundación de Artistas, Mérida

Fundación de Artistas, Mérida

Fundación de Artistas, Mérida

Fundación de Artistas, Mérida

Fundación de Artistas, Mérida

Fundación de Artistas, Mérida

 

Uxmal, Yucatán

Uxmal, Yucatán

Uxmal, Yucatán

Uxmal, Yucatán

Uxmal, Yucatán

Uxmal, Yucatán

Hacienda Temozón, YucatánHacienda Temozón, Yucatán

 

Hacienda Yaxcopoil, Yucatán

Hacienda Yaxcopoil, Yucatán

Hacienda Yaxcopoil, Yucatán

Hacienda Yaxcopoil, Yucatán

 

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

Cenotes en Mérida, Yucatán

 

Puerto Progreso, Yucatán

Puerto Progreso, Yucatán

Puerto Progreso, Yucatán

Puerto Progreso, Yucatán

San Bruno, Yucatán

San Bruno, Yucatán

San Bruno, Yucatán

San Bruno, Yucatán

Laguna rosada, Yucatán

Laguna rosada, Yucatán

Laguna rosada, Yucatán

Laguna rosada, Yucatán

Laguna rosada, Yucatán

Laguna rosada, Yucatán

La Chaya Maya, Mérida

La Chaya Maya, Mérida

La Chaya Maya, Mérida

La Chaya Maya, Mérida

La Chaya Maya, Mérida

La Chaya Maya, Mérida

Néctar, Mérida

Néctar, Mérida

Pola Gelato, Mérida

Pola Gelato, Mérida

Sorbetería El Colón

Sorbetería El Colón

Crabster en Progreso, Yucatán

Crabster en Progreso, Yucatán

Crabster en Progreso, Yucatán

Crabster en Progreso, Yucatán

Crabster en Progreso, Yucatán

Crabster en Progreso, Yucatán

Coco fresco en Progreso, Yucatán

Coco fresco en Progreso, Yucatán

Coco fresco en Progreso, Yucatán

Coco fresco en Progreso, Yucatán

Rosas & Xocolate, Mérida

Rosas & Xocolate, Mérida

Apoala en Mérida

Apoala en Mérida

La Negrita, Mérida

La Negrita, Mérida

La Negrita, Mérida

La Negrita, Mérida

La Negrita, Mérida

La Negrita, Mérida

Mérida, Yucatán

Mérida, Yucatán

Paseo Montejo

Paseo Montejo

You may also like

Previous Post Next Post