Blog post

Panque de plátano, avena y moringa para la lactancia (y para toda la familia)

Como sigo lactando, de repente siento que necesito más leche y más energía. Y además ahora que estoy tratando de bajar los últimos kilos que me quedan del embarazo, estoy evitando caer en tentaciones.

El caso es que el otro día moría de antojo de algo dulce y esponjoso y se me ocurrió hacer una combinación de pan de plátano con mi panque de avena y moringa, que es ideal para incrementar la leche mientras también te provee con muchísimos nutrientes, sin ser alto en calorías y con cero alimentos procesados.  Lo mejor de todo es que es igual de nutritivo para mamá, bebé y para el resto de la familia. Si quieres saber más sobre los beneficios de la moringa y de la avena puedes checar este post y este post.

Aquí va mi receta:

  • 1.5 tazas de harina de avena orgánica (lo más fácil es que licúes la avena en tu procesador)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharada de moringa
  • 1.5 plátanos
  • 1/2 plátano en rebanadas finas para decorar
  • 2 huevos (o alternativamente 1 huevo y 2 claras)
  • 1/2 taza de kefir (a mi me gusta esta marca que ya venden esencialmente en todos los supermercados)
  • 1/4 taza de leche de almendra (hecha en casa, o busca marcas sin azúcar y sin carragenina, o puedes usar leche de vaca también solo procura que sea orgánica)
  • 1 cucharadita de vainilla orgánica
  • 10 gotitas de stevia liquida pura (puedes cambiar el endulzante por azúcar o miel de coco sin problema)
  • sal de himalaya al gusto
  • aceite de coco o ghee para engrasar el molde

Precalienta el horno a 350ºF (180ºC). Solo tienes que mezclar primero los ingredientes secos (harina, bicarbonato, canela, moringa, sal y si escogiste azúcar de coco pues también). Luego machaca el plátano y medio bien bien, y agrega los ingredientes líquidos (huevo, kefir, leche de almendra, vainilla y si escogiste stevia liquida o miel de coco pues también).

Después, solo agrega la mezcla líquida a la mezcla seca y revuelve bien bien. Engrasa un molde con aceite de coco o con ghee y vacía la mezcla en el molde. Decora con rebanadas del plátano y espolvorea moringa encima.  Mete al horno por unos 20-30 mins, pero checa al minuto 20 porque depende mucho del horno.

Este panque no duró más de dos días en mi casa porque es perfecto para toda la familia, y en particular como es bastante nutritivo, te lo puedes comer hasta para desayunar. ¡Incluso Stella se lo comió feliz de la vida!

Atrévete a escuchar a tu cuerpo, y así juega y experimenta con las cantidades y con los ingredientes según lo que te pida. Por ejemplo, agrega un plátano más para hacerlo más como postre y quítale un huevo o la mitad del kefir. O quita la leche de almendra por completo y ponle más del kefir. O cambia la harina de avena y usa un mix de harina de amaranto y harina de coco.. las posibilidades son infinitas. En esta versión, no es totalmente dulce y queda delicioso si tuestas ligeramente las rebanadas y le agregas un poco de almond butter.

Si quieres aprender a cocinar recetas como estas y muchos hacks para hacer todo de la manera más práctica, te invito a la clase de cocina el 16 de febrero de 2017. ¡No te la pierdas!

xo, MR.

PD: Te dejo unas fotos para que te inspires 😉

 

 

 

 

 

You may also like

Previous Post Next Post