Blog post

La dieta de la fertilidad para quedarte embarazada

Ya sabemos que la capacidad para quedar embarazada tiene que ver con factores hormonales y genéticos pero, ¿sabías que lo que comes influye también?

No importa que no te haya ni pasado por la mente, que apenas estés pensando en tener hijos, o que ya lleves un rato con dificultades para embarazarte, pero en todo caso es muy importante que como mujer aprendas a tomar control de tu fertilidad. Ya sabemos que la capacidad para quedar embarazada tiene que ver con factores hormonales y genéticos pero, ¿sabías que lo que comes influye también?

En este lado del mundo, a las mujeres por lo general nos enseñan que nuestra fertilidad es un aspecto incontrolable con el que debemos de aprender a vivir erráticamente, y comúnmente la respuesta para todo es medicarte con hormonas por aquí y por allá. Inconforme con eso, cuando yo quería quedar embarazada acudí con Paula Jimena, Health Coach especialista en fertilidad para que me ayudara a entender a mi cuerpo y a trabajar en armonía con él. Son famosas todas las reglas sobre lo que puedes o no puedes comer una vez embarazada, pero hoy te dejo unos tips que aprendí con ella que puedes incorporar en tu vida para que cuando elijas hacerlo, te sea más fácil.

1. Antes que nada es importante que identifiques las etapas de tu ciclo menstrual para que comas de acuerdo a ellas, ya que las necesidades del cuerpo de la mujer cambian a través del mes. Es muy importante que entiendas que la fertilidad no solamente se refiere a tus días fértiles, es esencial observar tu cuerpo durante todo el ciclo. Esto es súper fácil y te ayudará a optimizar tu fertilidad, regularizar tu ciclo y en general sentirte mejor. Por ejemplo, en la etapa fértil es muy importante que la mucosidad cervical esté en condiciones óptimas para que los espermas puedan llegar fácilmente al óvulo, y hay ciertos alimentos que pueden ayudarte (o perjudicarte).

2. Posteriormente, identifica tu tipo de fertilidad. Identificar tu tipo de fertilidad te ayudará a entender a tu cuerpo y así a diseñar un plan específico para poder embarazarte, recuerda que la medicina de uno puede ser el veneno de otro. En mi caso detectamos que tenía una fertilidad “cansada”, por lo que debía de comer menos alimentos crudos de los que estaba comiendo, e incorporar alimentos que generaran calor en mi cuerpo como el jengibre, pimienta cayena y otras especias más.

3. El siguiente paso es identificar los mejores alimentos recomendados para la etapa del ciclo y tu tipo de fertilidad. Es muy importante recalcar que éstos siempre dependen de la etapa de tu ciclo en la que te encuentras y por supuesto de tu tipo de fertilidad, ya que no todos necesitamos los mismos alimentos. Algunas tendremos niveles altos de ciertas hormonas mientras que otras los tendremos muy bajos, pero utiliza lo siguiente como una guía:

A. Menstruación: en esta etapa es muy común que tengas una ligera deficiencia de hierro, por lo que se recomienda comer alimentos altos en ese nutriente como carne roja de fuentes orgánicas, frijoles, pescado, espinaca y semillas. Estos alimentos además de ser altos en hierro, también son altos en proteína y tienen efectos anti-inflamatorios, ideales para ayudarte con los cólicos. La deficiencia en hierro puede ser un factor en la infertilidad. También es recomendable incrementar tu consumo de alimentos altos en vitamina C, como pimientos rojos, piña, cítricos y kiwi, ya que la vitamina C es esencial para la correcta absorción del hierro en el cuerpo.

B. Etapa folicular: después de la menstruación sigue esta etapa, y es común que las mujeres tengamos niveles altos de estrógeno en el cuerpo para que la ovulación pueda darse. Es recomendable consumir verduras como brócoli, coliflor, kale y uvas rojas, ya que por ser altos en boro te ayudan a equilibrar los niveles de estrógeno, no es bueno ni tener demasiado ni tener muy poco. También es recomendable incrementar tu consumo de vitamina E por medio de alimentos como aceite de olivo, aguacate, nueces y semillas, lo cual ayuda a la actividad folicular.

C. Ovulación: cuando estás ovulando el cuerpo necesita de mucha vitamina B para la liberación del óvulo y su correcta fecundación. El zinc, el omega 3 y la vitamina C también son esenciales en esta fase. Para esos nutrientes, te recomiendo consumir espárragos, granos enteros, pescado, mariscos y huevos (incluyendo la yema). La mucosidad cervical tiene que estar en cantidades y condiciones óptimas para que los espermatozoides puedan llegar al óvulo, por lo que es recomendable consumir plátanos, ajo, toronja y tomar mucha agua. En esta etapa es importante que evites alimentos que puedan afectar negativamente la mucosidad, como alcohol, carnes rojas y alimentos procesados.

D. Etapa luteal: en esta etapa es importante consumir alimentos que promuevan el crecimiento celular. El beta-caroteno es un nutriente que ayuda a mantener un embarazo temprano y sirve también para regular las hormonas. Puedes encontrarlo en la piña, zanahoria y camote (piensa en alimentos amarillos y naranjas). La piña además contiene bromelina, una sustancia que ayuda a la implantación del óvulo fecundado. Como en esta etapa estamos promoviendo crecimiento y expansión, evita alimentos muy fríos y evita consumir más de 200-300 mg de cafeína (aprox 2.5 tazas de café) ya que esto ocasiona que el cuerpo y los vasos sanguíneos se contraigan.

Los siguientes son algunos alimentos que específicamente son considerados superfoods en el mundo de la fertilidad:

– Berries: las fresas, arándanos, zarzamoras, moras azules y el resto de la familia tienen increíbles antioxidantes que ayudan a proteger los espermas y óvulos de daño celular.

– Apio: es una excelente fuente de ácido fólico, un nutriente esencial para prevenir defectos del tubo neural en el bebé.

– Ajo: es un antiviral y antibacterial increíble, que sirve entre muchas otras cosas para eliminar bacterias que pueden causar un desequilibrio hormonal. Ayuda a prevenir la cándida y otros hongos e infecciones vaginales para una correcta salud vaginal.

– Hojas verdes como espinaca y kale: tienen grandes cantidades de ácido fólico, hierro y vitamina C. Ayudan a mejorar la ovulación y a prevenir abortos y defectos congénitos.

– Limón: además de ser alto en vitamina C, sirve increíblemente para alcalinizar nuestro cuerpo lo cual es esencial para una fertilidad óptima. También sirve para desintoxicar el hígado y ayudar a metabolizar mejor las hormonas para que se encuentren equilibradas.

– Nuez: ayuda a equilibrar las hormonas, incluyendo la reducción de la prolactina, la cual bloquea la ovulación en el cuerpo.

– Semillas de girasol: excelente combinación de vitaminas B y E, zinc, selenio y magnesio, ideales para una increíble fertilidad y promover la correcta fecundación.

– Alfalfa: altísimo en vitamina C, enzimas digestivas y aminoácidos. Sirve para limpiar y desintoxicar las toxinas que afectan nuestra fertilidad. Por recomendación de Paula Jimena, estuve tomando medio sobre diario de este suplemento.

– Polen de abeja: estimula la producción de hormonas sexuales y las equilibra en el cuerpo.

– Maca: ayuda a la fertilidad, y es considerado un afrodisiaco que aumenta la líbido, ¡lo cual yo diría que es esencial para quedarte embarazada!

Siempre recomiendo que las fuentes de nuestros alimentos sean lo más puras y orgánicas posibles para evitar ingerir toxinas nocivas, sin embargo en el caso de la fertilidad es muy importante ya que estas sustancias son disruptores endocrinos que afectan la fertilidad y pueden llegar a producir alteraciones genéticas. Es imposible evitar las toxinas todo el tiempo, pero entre más conscientes con el tema, menor efecto negativo tendrán sobre nuestro cuerpo. Puedes lograrlo eligiendo ciertos alimentos de fuentes orgánicas, o evitando consumir alimentos empacados en lata o en plástico o los que contienen químicos y conservadores.

Por último, es importante que el hombre también incorpore cambios en su alimentación para facilitar la concepción. El zinc, selenio y omega 3 son nutrientes esenciales para mejorar la calidad de su esperma. Piensa en pescado y mariscos, huevos, granos enteros y frutos secos.

Lejos de ser una experta en el tema, te recomiendo que busques a Paula Jimena directamente en caso de tener dudas adicionales o si buscas un plan específico y personalizado para ti. Su email es paulajimena.hf@gmail.com

 

xo, MR.

You may also like

Next Post