Blog post

Berrinches: ¿emoción o conducta?

La especialista en crianza con apego, Michelle Aziz, regresa para platicarnos más acerca de los berrinches. 

Abajo encuentras sus datos de contacto, y si quieres sugerirle un tema, hazlo en los comentarios de este post. 


Hoy les platico sobre los berrinches, esa palabra que nos aterra.

Antes que nada, tenemos que entender que son parte natural del desarrollo de nuestros hijos y que al hacerlos, tu hijo NO te está manipulando. Suceden cuando el niño siente una emoción fuerte, y como todavía no sabe expresarla de manera asertiva, hace un berrinche. Es su forma de expresarse cuando no entiende lo que siente ni lo que le pasa.

Como adultos estamos educados a parar los berrinches en seco con estrategias como nalgadas, gritos, time out, o ignorarlos, las cuales se consideran estrategias de disciplina negativa . Lo que pasa con estas estrategias de disciplina negativa es que no nos damos chance a nosotras mismas ni les damos chance a ellos de entender lo que estaban sintiendo.

Cuando tú como mamá te enfocas en la conducta y no en la emoción, no estás ayudando a tu hijo a regularse. Solamente estás frenando la conducta.

Lo que te recomiendo hacer es:
1. Mentalizar a tu hijo, es decir, entender lo que está pensando y sintiendo. Por ejemplo: sintió frustración porque no le diste un dulce en el super.
2. Acompañarlo en el berrinche, es decir, sentarte con él y tomarlo en brazos si lo permite. En caso contrario en el que tú lo ignoras o lo mandas a la esquina a pensar, estás condicionándole tu amor dependiendo de su conducta.
3. Explicarle que está sintiendo y darle estrategias para que se pueda calmar solito. Los primeros años te va a necesitar a ti para regularse pero después va a aprender a auto regularse.

Todo esto es un cambio de paradigma, ya que estamos acostumbradas a concentrarnos en la conducta y no en la emoción detrás de la conducta. Trata de entender lo que está sintiendo tu hijo cada vez que hace un berrinche y con estás simples estrategias verás como los berrinches se reducen.

¡Hay que enfocar nuestra atención en la emoción, no en la conducta!

La próxima vez que tu hijo haga un berrinche, recuerda estas recomendaciones. ¡Por favor me cuentas como te fue! Si tienes alguna duda o quieres sugerir temas relacionados, por favor déjame un comentario.

Gracias por leerme,

Michelle Aziz
Yakunay: Atención a Primera Infancia
Facebook: Yakunay
Instagram: yakunay.primerainfancia

You may also like

Previous Post Next Post